La SUPERSTICIÓN ¡Que performance!

Festival Mito y Teatro 2020

 Del 23 de junio al 5 de julio              Malerargues, Sur de Francia

Editorial
Enrique Pardo

English original
Traduction en français
Traduzione in italiano... arriva
Información sobre el Festival 2020
Historia del Festival desde 1986
Inscribirse a la Newsletter Pantheatre.
Las notas y las notas de pie de página
se desarrollarán antes y durante del festival
junto con otros artículos preparatorios.

¡Que performance!

Anubis, extracto de la imagen del festival.

En la imagen del festival, el pandemonio y la parafernalia de la superstición están bajo la custodia de Anubis, el dios chacal egipcio, guardián del paso a la muerte: una presencia divinamente alerta (¡qué orejas!). Él será el dios de la superstición para los propósitos de nuestra “¡que performance!”.  VER IMAGEN COMPLETA

El pensamiento occidental “serio” trató con absoluto desdeño a la superstición durante siglos y la desterró [1], pero su ostracismo está siendo cuestionado por etnógrafos y artistas contemporáneos, que ven el anatema como un estrato colonial más por despegar de nuestras convicciones antropológicas y credos religiosos. Los etnógrafos se han enfrentado a la superstición sobre el terreno lo suficiente como para reconocer sus propios prejuicios [2]. Corre la voz: la superstición es todo aquello que no acata los dictamines de la racionalidad occidental y, sobre todo, del modelo de la espiritualidad judeo-cristiana [3]. La superstición es un “regalo del cielo” para los artistas, que durante más de un siglo han intentado instintivamente, a veces desesperadamente, a veces a golpes de escandalos, romper con las estrecheces de las narraciones racionales y religiosas [4]. Los paradigmas antropológicos están cambiando hacia panoramas más amplios, más libres, más complejos y más inclusivos. Sin embargo, no es una movida fácil: los prejuicios están ferozmente arraigados, de forma fanática a veces.

El principal corolario de la superstición viene a ser una visión mas amplia; etimológicamente apunta simplemente a una posición superior: super-estar, situada por encima. Era el reino, originalmente, de los pájaros, las estrellas y los espíritus, que si que tienen una mejor visión y por lo tanto saben más. Los que la denigran la ven como ilusión primitiva: ficción, falsedad y error. Understanding, no obstante, viene a ser un punto de vista de abajo y presumiblemente que mira también hacia arriba. Se dice que C.G. Jung una vez soltó un rapapolvo regañón: “si necesitas tanto entender, es que necesitas de una madre” [5].

Veo la superstición desde un punto de vista performático: una actitud altamente perceptiva, alerta, sagaz y cautelosa cuando confronta signos y señales. El resultado viene a ser: gestos perspicaces y riesgos astutos. La superstición es el primer filtro psicosemántico de la percepción: una “plataforma de aterrizaje[6] para enlaces poéticos y serendipias [7], una puerta abierta a premoniciones, demonios e iniciativas fuera de lo común. Es una forma de dejar entrar a los espíritus: INSPIRACIÓN. Dirige la intuición del performer hacia la figuración de imágenes (“figúrate que…”), o, al menos, hacia apuestas pertinentes de sentido y significado. Una vez describí la superstición como “la ecología de la imaginación[8]: redes contextuales que fundamentan y conectan signos, imágenes, emociones, ideas. Una artesanía interactiva (poiesis) que entrelaza gestos, música y textos (teatro coreográfico [9]).

Niches fleuries

Milano Monumentale

La escritora y mitóloga Ginette Paris [10] respondió diciendo que siempre había entendido la superstición como “el cementerio de la imaginación”: imágenes momificadas en nichos simbólicos, archivadas en un diccionario de rigor mortis [11]. Una cosa es cierta: la superstición “vive” del miedo que le tiene la humanidad a la muerte y de la desesperada avaricia que esto produce [12]. Pero, al mismo tiempo, me parece que es en esos mismos “templos” supersticiosos (es decir, laboratorios de interpretación) donde se encuentran los espejos más vivaces y consabidos para la contemplación y comprensión de las tradiciones politeístas, del drama – y de la sabiduría – de la superstición.

Una antología de notas breves

  • Las orejas de Anubis no son supersticiosas porque sean más finas o más grandes, sino porque sintonizan y evalúan las voces inherentes, o llamémoslas espíritus o daimones [13]. ¡Y con qué agudeza lo hacen! ¡Qué aplomo! ¡Qué gravedad! Aquí, y especialmente para los fanáticos de la voz como yo, cito de nuevo a Giorgio Agamben: “Escuchar a la voz en el discurso, eso es pensar.” [14]. La toma de Agamben es, para mí, una toma supersticiosa: sus oídos escuchan con agudeza poética.
  • Para los egipcios, los animales eran las presencias divinas originales. Esto está claro desde las primeras figuras antropomórficas: los dioses y las diosas eran originalmente animales. Tales figuraciones teológicas vienen a ser las más grandes de todas las supersticiones, los cimientos de nuestras ficciones originales: las religiones.
  • A menudo afirmo que el objetivo de nuestros laboratorios de performance es “desarrollar el instinto de la imagen”. Los artistas como agentes instintivos, expertos de la creación de imágenes: algo así como animales de la imagen. La sagacidad de la superstición, sus alertas y su manera de anticipar, pueden llevar a la invención y a la clarividencia. De ahí el entrenamiento: físico, emocional y cultural. Se comienza con los oídos de Anubis, escuchando, recogiendo los mensajes, especulando artísticamente sobre su significado. “Cuantas más referencias, mejor” (un adagio personal de actor).
  • La superstición exige respuestas adultas, no certezas inculcadas o creencias ingenuas. ¡Cuidado con los afilados caninos de Anubis! Los chacales, como los coyotes, son carroñeros, y como tales divinamente peligrosos: bribones letales. Se da el caso que Anubis es también el dios de la momificación.
  • Una última palabra sobre esta toma, resueltamente barroca, del performance. Ha sido profundamente influenciada y “animada” por la propuesta de James Hillman: “La muerte es la metáfora final” [15].
  • Una última (y extraordinaria) imagen. El día de nuestro juicio final, Anubis pesará nuestros corazones contra una pluma de la diosa de la justicia. ¿Qué tan justa fue tu actuación? Tu corazón, ¿es tan ligero y espiritual como una metáfora?

Anubis pesa un corazón contra una pluma de la diosa del equilibrio y la justicia, Maat.

 




Notas a pie de página

Las notas y las notas de pie de página se desarrollarán antes
y durante del festival junto con otros artículos preparatorios.
Algunos sólo son marcadores por ahora.

[1] Una breve historia de la superstición.

[2] Ver los artículos del etnografo francés Jean Bazin y lo que el llama: “los objetos-dioses » y sus sorprendentes similitudes con los trabajos de objeto-metáfora en lo que llamamos La  Academia del Aburrimiento.

[3] Un artículo crucial : J. Brent Crosson, The Politics of Spirituality and Secularization in Western Modernity. In Oxford Research Encyclopedia of Religion. Oxford University Press. Article published February 2019 : http://dx.doi.org/10.1093/acrefore/9780199340378.013.222 . Incluye una visión general de la Reforma protestante acusando al catolicismo de ser supersticioso, especialmente en lo que respecta a los dos fundamentos de nuestro trabajo: el teatro y las imágenes.

[4] Zurich 1918: Dada y Surrealism – The Red Book, El Libro Rojo de C.G. Jung. La visita a Freud de André Breton’s. Alfred Wolfsohn y Jung.

[5] Es el desarrollo por James Hillman de las ideas de Jung, a veces en desacuerdo, lo que valoro tanto, y mas precisamente por el estatus que da a la imagen y la imaginación. Recientemente expliqué mi apreciación en una conferencia titulada: « La historia de una simpatía », en una convención de la Sociedad Junguiana Italiana, titulada « Psique en Escena », Catania, octubre de 2019.
Otra figura inspiradora: Xavier Papaïs, filósofo francés, cuya némesis es Claude Levi-Strauss y que dio una conferencia sobre una reevaluación de David Hume – especialmente en términos de política y magia (precisamente: la simpatía.)

[6] John Cage describió las White Paintings, pinturas blancas de Robert Rauschenberg’s como « aereopuertos ».

[7] Serendipidad  Syncronicidad: Las dos grandes niñeras de la SUERTE (Festival Mito y Teatro 2019.)

[8] Notas sobre la superstición, del Festival Mito y Teatro en Roma en el año del milenio 2000. El Vaticano está construido sobre una colina oracular (vaticinio) pagana, un distrito que se supone albergó un antiguo vates, un bardo profético. Información ARCHIVOS.

[9] Mi descripción del entrenamiento en Pantheatre lo describo como Escuela del Genio.

[10] Ginette Paris. Presentación y bibliografía.

[11] El folclore del teatro está lleno de supersticiones – porque la actuación en vivo es arriesgada. Los mejores « calentamientos » son rituales supersticiosos y, claro, formas discretas de preparaciónes – « oratorios » (orar es pedir favores a fuerzas superiores).

[12] El principal cementerio de Milán: Il Monumentale. Con el maravilloso y abierto sentimentalismo de sus esculturas funerarias de finales del siglo XIX. Vale la pena visitarlo.

Tumb lady crying

[13] Sobre el daimon de Sócrates: « Habla de una manera peculiarmente no estadística y no científica – anecdóticamente, supersticiosamente, sintomáticamente con presagios, alusiones y susurros; incluso por eventos corporales como estornudos, bostezos y hipo ».  James Hillman, en « Las virtudes de la precaución ». También: « … el daimon de Sócrates que sólo indica lo que no se debe hacer. » In Resurgence Magazine, 2002.

[14] Giorgio Agamben, filósofo italiano, citado por el músico y filósofo francés Jean-Luc Nancy.

[15] The Dream and the Underworld, El Sueño y el Inframundo, 1975: Las ideas fundacionales de Pantheatre. No estoy seguro de que la cita esté en el libro de Hillman, pero le oí decirla en uno de nuestros laboratorios de teatro.

Une réflexion sur “La SUPERSTICIÓN ¡Que performance!

  1. Pingback: SUPERSTITION – Performance Comprise | Enrique Pardo

Votre commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l’aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion /  Changer )

Photo Google

Vous commentez à l’aide de votre compte Google. Déconnexion /  Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l’aide de votre compte Twitter. Déconnexion /  Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l’aide de votre compte Facebook. Déconnexion /  Changer )

Connexion à %s

Ce site utilise Akismet pour réduire les indésirables. En savoir plus sur la façon dont les données de vos commentaires sont traitées.