Grito, Plomo y Desplomo : Chile

Traduction française pdf
Cri, Plomb, Effondrement
(en espagnol "desplomo" est l'opposé d'aplomb)

Chile 2019

La insurrección en Chile contra el gobierno de Sebastián Piñera a sorprendido a muchos por su fuerza, tenacidad y amplitud. Annie Murath, amiguísima chilena y presidenta de Pantheatre Chile, la describió, en una carta reciente (25/10/2019) a sus amigos, como teniendo la “fuerza de un volcán”.

Tardé en contestarle; tuve que “incubar” mi respuesta; y fue algo así como tener fiebre en los huesos.

 

Por un lado, su carta refleja el porqué es ella una grandísima artista: a la vez una excepcional actriz y una excepcional cantante, lo cual es raro entre nosotros. Dice y canta lo que piensa, con arte y pasión. Es luminosa en su optimismo. Yo le respondo, por otro lado, de manera mas bien tenebrosa, incluso pesimista. En política y en perspectivas antropológicas, suelo serlo. Acabábamos, además, ella y nosotros, de decidir de montar un nuevo proyecto en Santiago, este enero 2020. Al levantarse la rebelión en Chile, le propuse trabajar sobre La Voz Política, en paralelo a Linda Wise, que lo haría sobre La Voz Cantada.

Pueden consultar el Proyecto Santiago 2020, que, vista la evolución de la situación, está en duda y por confirmar – al menos como planeado para enero de 2020. ((Ha sido postergado))
Mi respuesta a Annie se encuentra mas abajo, amplificada en artículo – y pueden, si lo desean, leerla en primer lugar.
Los que no conocen a Annie Murath pueden verla en dos cortos extractos video (mis favoritos).

  1. Frente a La Moneda, el palacio presidencial, cantando
    el himno nacional chileno en el cambio de mando de
    Michelle Bachelet en 2014: ¡entre mujeres y sin banda
    militar! https://www.youtube.com/watch?v=c-1Ro_jMIGM0
  2. Un momento sublime de improvisación vocal:
    http://pantheatre.com/5-chile.html

Respuesta a Annie Murath / 28/10/2029

Querida Annie, me atrevo a responderte. Oscuro.
       Ahora está “cayendo” la gente (en el Perú quiere decir: entendiendo por fin), y por todo el mundo, cuales son los abusos brutales de la nueva distribución de la riqueza. El capitalismo aprovechándose descaradamente de la democracia. Abusándola. Y mientras tanto, los españoles han exhumado a Franco. ¡Que símbolo! ¡Que bien hecho! ¡Que necesario! ¡Que normal!
      Chile no ha sepultado políticamente a Pinochet. Es algo que me incomoda cuando voy a Santiago: fantasmas, no solo borrachos (referencia a la magnífica puesta en escena de Gonzalo Pinto de la obra Fantasmas Borrachos, de Juan Radrigán), sino patriarcales y de plomo, que inhiben y atemorizan a todos. Incluso cuando disfrazados de guapas carabineras.
      Me pregunto; como es que eligieron, dos veces, a Piñera, que viene a ser algo como un yerno millonario y mefistofeliano de Pinochet – y educado por los peores “Chicago Boys”. ¿Cuando cambiarán de constitución? ¿Cómo y porqué lo votó tu “pueblo”?
      Han seguido en el trasfondo de la dictadura. Haciéndose ilusiones, creo yo; y Michelle Bachelet no logró mover esos fondos de plomo. Y su hijo la traicionó.
      Es tiempo de revolucionar esos inframundos. No sé como, pero la catarsis necropolítica es necesaria, y fea. Incluso fea-cómica como en España donde saben hacer chistes necrófilos y sardónicos – y profundamente terapéuticos (no bromeo con esa palabra porque nos puede llevar mas allá de la mera catarsis). ¡Los españoles ‘se tragaron’ casi cuarenta años de dictadura!
      Chica… ¿podremos trabajar en Santiago en enero que viene?? Me asusta el asunto – siempre me ha asustado, desde que oí de la esposa viuda de ese general que no obedeció a Pinochet, y que fue torturado a muerte por otro general – delante de ella – quien, pocos años después, se encuentra en el ascensor del edificio donde vive con un nuevo copropietario, que no es otro que ese general que mató a su marido – delante de ella. Feo, feísimo. Espantoso. Yo creo que, sí: yo huyo. O lo mato – lo que no me creo capaz de hacer.
      Solidario de la rabia – pero que también temo. Incluso pierdo fe en el canto. Tienen que hundir a Pinochet en un ataúd de plomo en ese Pacifico de plomo. Exhumarlo, teatralmente profanarlo.
      Me iras diciendo.
      Con mucho cariño y solidaridad para contigo, con Gonzalo Pinto, y todos los amigos chilenos – incluso, y quizás especialmente, para con Daniela García y Laura Fuentes Matus – que he visto, ambas, confrontarse teatralmente a esos fantasmas (muy fuerte el último trabajo de Laura – con su amiga chilena, pianista y maravillosa… busco su nombre : María Paz Santibañez, extraordinaria.) A gritar, todos. Abrazos. Enrique

Notas convertidas en ARTÍCULO.

Nota 1. En el pre-estreno que Laura Fuentes Matus presentó aquí en París, hace poco, en septiembre de 2019, de su nueva obra Fragmentos de un Amuleto Roto (basada parcialmente en Amuleto, de Roberto Bolaño), descubrió un hombre en el público durante la representación: el hombre que asesinó al principal colaborador y, me dicen, principal autor de la constitución, aun vigente, de Pinochet. Logró escapar y venirse a Francia, donde María Paz Santibañes, entonces consejera cultural de la embajada, lo acogió un tiempo. Hace poco, Piñera le pidió al gobierno francés de Macron su extradición a Chile.

Nota 2. Annie habla en su email de los artistas chilenos en la calle, con el pueblo. Es importante la solidaridad del canto. Pero, quizás más, en estas circunstancias, es la cualidad del grito: me refiero al grito como gesto y voz política. (La palabra grito viene del latín grido: la llamada a las armas en Roma cuando la república estaba en peligro.)

De ir a Chile en 2020, quería proponer un trabajo a partir de textos contemporáneos chilenos. Hay excelentes dramaturgos en este momento en Chile. Claro que no se trata de recitarlos gritando, sino de destilar el grito inherente, y darles la vuelta para que ellos, los textos, puedan gritar – y nosotros actores también, si necesario – y gritar su inteligencia crítica. En francés, grito se dice cri – y el azar lingüístico lo acercó a crisis y crítica: el grito como estruendo esencial de la crisis crítica.

Considero a la tragedia griega ante todo como un acontecimiento político, crítico – una krisis – que viene a ser como el ejemplo original y mas revolucionario que tenemos de lo que es “performance”. (Y escribo esto sin querer agitar las polémicas del eurocentrismo que, por supuesto, se pueden discutir). Atenas y su democracia le dieron la vuelta, desdoblaron, (doublecross: traicionaron) la religiosidad de sus teologías (de sus mitos), y se atrevieron a interpretar los sueños y los miedos de su herencia religiosa, cambiando y poniendo al día las ficciones, para comentar, alabar o criticar la vida y el pensar de la polis, de la política ateniense; pienso sobre todo en Eurípides. La tragedia (y la comedia) era la voz política. Es algo que las religiones y las dictaduras no pueden tolerar porque se aferran a una verdad, a su autoría y a su autoridad autocrática. Ahí si que nosotros artistas-actores podemos trabajar, agitar, subvertir – incluso con la “mala leche” que admiro en los españoles. El burlesco, por ejemplo, también ayuda a cambiar las mentalidades. A darles la vuelta: a re-volucionarlas. Chile tiene la oportunidad de efectuar un tal cambio sin tener que recurrir, ¡esperemos!, a los mecanismos sanguinarios de las revoluciones que se han sucedido en los dos últimos siglos, y casi siempre.

Quiero dedicarle unas líneas antes de cerrar estas notas a alguien que muchos hemos admirado, incluso los que no llegaron a conocerlo: Roy Hart (1926 – 1975). Su teatro fue llamado, y el lo aceptaba: El Teatro del Grito. Pero tenía una zona de sombra, un rincón oscuro, y aunque lo vi evolucionar en los años en que lo seguí, permaneció, hasta su muerte violenta, fatal y prematura, fundamentalmente patriarcal en su postura y en sus ideas políticas. Era un joven patriarca hebreo, con toda la inteligencia talmúdica de un “genio ético” (así lo cualifico), pero su conservadurismo prevalecía en todos los niveles donde importaba la noción de gobierno, de política. Se podría decir, aunque habría que matizar donde y como, que no le daba cabida a la democracia.

Viví en Madrid y estudié dos años en la universidad, bajo Franco. Vi de cerca su forma de paternalismo dictatorial (la estudiábamos en ciencias políticas – ¡por eso cerraban las universidades!) Roy Hart dijo cosas muy ambiguas sobre lo que pasaría el día que Franco muriese: que España se malversaría en decadencias al no tener una figura fuerte de padre. Franco murió pocos meses después de Roy Hart, y España despertó para convertirse, a mi punto de vista, en uno des los países europeos con mas vida, ímpetu y libertad, notablemente artística. Incluso, considero que la figura de nemesis de Roy Hart fue Pedro Almodóvar. Así y todo, España tardó casi cuarenta años en exhumar a Franco del Valle de los Caídos; y, ahora que acaba de volver a votar, tiene que lidiar con las complejidades de la democracia, en Cataluña y en el surgimiento de una VOX populi retrógrada, vox mortis, de mala muerte, de muertos mal enterrados.

En la propiedad del Sur de Francia, llamada Malerargues, donde está implantado lo que vino a llamarse el Centro Roy Hart, adquirido por el y su grupo (yo entre ellos y de modo substancial), está enterrado Roy Hart, junto con Dorothy, su esposa, y la joven actriz Viviane Young. Todo esto sucedió el mismo año, en 1975. Hoy, soy propietario con mi esposa, Linda Wise, de una bella sección de la propiedad, con un taller y una biblioteca en el jardín. En un montículo, del otro lado de la propiedad, se les construyó una tumba a los tres difuntos. Con los años, varios otros miembros del grupo original fueron enterrados, o sus cenizas esparcidas en otros lugares de la propiedad. A fines de los años 1980, amigos sugirieron darle una dimensión mausoleo a la propiedad; pensaban en los jardines del Renacimiento italiano, con cipreses, estatuas y tumbas. El modelo renacentista estaba basado en los jardines que la mitología griega llama Los Campos Elíseos, los jardines de Hades, dios de los Infiernos, que estaban reservados a los iniciados en los Misterios de Eleusis.

Siempre aprecié esa fantasía. Me parece importante convivir con los difuntos, pero mientras se mantenga un equilibrio que pueda honrarlos, pero también evitarlos, para que no se impongan de modo abusivo o desmerecido. Y para que descansen en paz también. Hace poco fue el Día de los Muertos. En Atenas eran ellos, los muertos, quienes volvían a visitarnos en la fiesta de la Antesteria – y no era un carnavalito macabro, eran visitas pesantes, y, parte de los rituales principales eran aquellos que clausuraban las visitas para que los muertos vuelvan a su inframundo.

Pienso en los cuarenta años que los españoles vivieron con Franco inhumado en la megalomanía monumental del Valle de los Caídos. La cruz se ve prácticamente desde Madrid. En gran parte, me parece que los españoles hacían caso omiso de su presencia; pero ahí estaba, y nadie osaba confrontar su incongruencia necro-ética. Con Roy Hart y sus compañeras no siento discordancia; el lugar es discreto y bien proporcionado. Otra cosa es el uso del significado y del valor de su recuerdo, de su nombre. Incluso comercial. Estos son aspectos sub-telúricos que requieren también de una voz pública y política, que hay que entrenarse a invocar, a utilizar, y a oir.

París, 28 de octubre de 2019.

Carta de Annie Murath

El 25 de octubre de 2019.

Queridos amigos:

Es difícil de explicar está revolución social. Es más que dolor.
La ira es un acto sin control de miles de chilenos que nos cansamos. El agotamiento de años. Los artistas somos innecesarios cuando todo esto explota. Cierre de todo, teatros, Universidades, pero nadie nos callara.
Nadie pondrá una venda en la boca de muchos artistas que hoy actuamos en las calles junto a todo un pais. Se cambio el escenario. Hoy las luces, el vestuario, la escenografía la hace la gente que está junto a ti.
Somos arte Callejero, somos fuerza de un volcán. Estamos armados de cantos, de ritmos, de solidaridad.
Cantar me duele. Tengo miedo y a la vez tengo alegría. No es un problema de este gobierno, sino de todos. Nadie cambio la educación. Nadie cambio la salud, las jubilaciones, las cosas básicas para vivir con dignidad. Nadie quiso ver el sufrimiento.
Hoy salió a las calles la dignidad, la esperanza, la fraternidad, hoy somos miles, hoy somos historia y amor.
Hoy salgo a la calle a cantar, aunque duela, a vivir este aire de Mierda donde lloro por tanto químico, pero no me mueven de ahí.
Abrazos desde el fin del mundo, donde la magia está presente en la boca de un pueblo con hambre. Un pueblo que decidió gritar. Hechizados y llenos de poesía.   Annie e hijos.

Votre commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l’aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion /  Changer )

Photo Google

Vous commentez à l’aide de votre compte Google. Déconnexion /  Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l’aide de votre compte Twitter. Déconnexion /  Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l’aide de votre compte Facebook. Déconnexion /  Changer )

Connexion à %s

Ce site utilise Akismet pour réduire les indésirables. En savoir plus sur la façon dont les données de vos commentaires sont traitées.